Senegal, preludio de otra “primavera árabe”…

Se cumplen 52 años de la independencia de uno de los países del África Occidental más admirados. Léopold Sédar Senghor, el poeta presidente que reivindicó la dignidad y el honor para su pueblo; la sociedad senegalesa, ejemplo de cohesión social y pacifismo, una joven pero entusiasta trayectoria democrática que dio lugar a un pueblo culto y tranquilo durante muchos años,… Todo ello ha estallado en un ambiente de profunda crispación social de cara a las próximas elecciones presidenciales que tendrán lugar el 26 de febrero.

El subdesarrollo económico, la corrupción de los políticos, la falta de futuro de los jóvenes, la dependencia crónica de los países donantes de fondos, la manipulación de la sociedad por parte de los marabouts (líderes sociales y religiosos pagados por los políticos para aleccionar y condicionar a los ciudadanos en sus convicciones),… Son muchas las causas que hacen de Senegal hoy un país cansado y que no se siente representado por la clase política.

Las últimas manifestaciones de los ciudadanos han dejado un balance de seis muertos por enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y una actitud de clara oposición a la candidatura del presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, de 85 años de edad, que opta de nuevo al cargo tras 12 años en el poder. Un presidente que, enfermo (pasa más tiempo en los hospitales parisinos que en Dakar) y consciente de su edad, delega la vicepresidencia de su candidatura en su hijo Karime Wade (más de lo mismo).

Mientras, la comunidad internacional prepara su despliegue de observadores internacionales con el fin de que las próximas elecciones, en función de su desarrollo y resultados, no den lugar a un estallido social de graves consecuencias. La Unión Europea (UE) ha enviado ya un primer grupo de 18 expertos que se han dispersado por diferentes zonas del país. Un segundo grupo de 28 observadores desembarcará la próxima semana en Dakar con el fin de estar en constante comunicación con las autoridades administrativas locales y los representantes de la Comisión Electroal Nacional Autónoma (CENA).

El presidente Wade no se enfrenta sólo a los otros 13 candidatos, sino al despertar de la conciencia política popular y, quién sabe, si al inicio de una primavera árabe, esta vez en el África Occidental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s