¿Qué fue de Julian Assange?

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No, es Superman! Eso pareció, por un tiempo, que era el creador de WikiLeaks. Protagonista mediático, mesías de la libertad de información, cabeza de turco de los hackers y por ello acosado por la justicia, representante del contrapoder…

Muchas han sido las definiciones sobre Assange desde que iniciara su actividad en 2007, al frente de WikiLeaks, “una organización mediática internacional y sin ánimo de lucro que”, según Wikipedia, “publica a través de sus sitios web informes anónimos y documentos filtrados con sentido sensible en material interés público, preservando el anonimato de sus fuentes”.

La realidad es que, a día de hoy, Assange ha tenido sus más y sus menos con los responsables de los medios de comunicación por él mismo elegidos para difundir sus informes clasificados, entre otras cosas por no preservar el anonimato de dichas fuentes. De hecho, aún no está claro qué ocurrirá con algunos de los informadores mencionados por Assange que están a la espera de ser procesados.

Tampoco puede decirse que el mundo se haya transformado tras la aparición de Wikileaks ni que sea más transparente. La tan proclamada “transparencia digital” de Assange ha dado lugar a una restricción aún mayor del material ya clasificado por los estados y a unas medidas más cautelares en los ámbitos diplomáticos.

Pero es que, siguiendo con la definición de Wikipedia por la que “Wikileaks se ofrece a recibir informaciones que desvelen comportamientos no éticos por parte de gobiernos, con énfasis en los países que consideran tienen regímenes totalitarios”, queda en entredicho la propia ética de un personaje que, entre otras muchas cosas,  ha sido acusado cuanto menos de totalitario en sus relaciones con sus trabajadores y colaboradores.

Por último, y sin menospreciar tanto la visión de Assange con respecto al uso de internet para la difusión de los contenidos clasificados como su valor para enfrentarse a los poderes establecidos, no cabe menos que desmitificar su labor al frente del periodismo, que no ha consistido más que una edición 2.0 del periodismo de investigación de toda la vida y sus correspondientes gargantas profundas, que por cierto, siempre han existido.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s