“Salvar el alma de América”

Así de tajante se muestra Mitt Romney, reciente ganador de las primarias en Michigan como candidato del Partido Republicano. “Estoy listo para liderar a mi partido y al país, y para comenzar el camino hacia la recuperación económica. Son tiempos duros pero esta vez no podemos permitirnos equivocarnos. Lo he dicho antes y me reafirmo en ello: de esta campaña depende salvar el alma de América”. Estas fueron sus palabras en el discurso de Detroit, a pesar de que ganó sólo con un 41% de los votos frente al 38% de Santorum.

Pero no debe extrañar esta carga mesiánica en los discursos de Romney, digno tataranieto de uno de los primeros conversos a la iglesia mormona, así como Obispo de Cambridge y Belmont, lugar en el que además fue líder de su parroquia. Como uno de tantos Elders (hermanos de la iglesia mormona), que encontramos en el metro de cualquier gran ciudad, él mismo viajó a Francia en los años sesenta para predicar su religion y extender el conocimiento del Libro del Mormón.

Mitt Romney se enfrenta, sin embargo, a las reticencias de una parte considerable del electorado republicano. Y no sólo por su devoción a la iglesia mormona, lo cual le haría tener en contra al 22% del electorado según una encuesta de Gallup realizada el pasado mes de junio, sino por su escueto pago de impuestos a las arcas del país, a pesar de ser uno de los candidatos más ricos en la historia de la precandidatos presidenciales republicanos.

La tasa impositiva efectiva de Romney está por debajo del 15% debido a que sus enormes ingresos se derivan casi exclusivamente de ganancias de capital y dividendos de su cartera de inversiones, pero también porque cuenta con deducciones basadas en contribuciones caritativas, como los 4 millones de dólares destinados a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días, normalmente conocida como Iglesia del mormón.

No sabemos si el exgobernador de Massachusetts conseguirá ser el candidato del Partido Republicano en las próximas elecciones USA, pero si esto fuera así, se repetiría la historia que hace cuatro años se vivió con las primarias democratas, en la que por primera vez se planteó la posibilidad real de que un negro (Barak Obama) o una mujer (Hillary Clinton) aspiraran a la presidencia de los Estados Unidos. Sería también la primera vez que, con el fin de “salvar el alma de América”, el próximo aspirante republicano a la Casa Blanca fuera Mitt Romney, un mormón.

Anuncios

4 Comments

  1. Como siempre muy instructivo el articulo, estos americanos siempre tan curiosos…digo yo si no tendremos en España algún mormon entre nuestros escaños ¿Gallardon o el Sr. Mas?, con esa ansia de poder, les veo vendiendo biblias o el librito de los mormones a los dos juntos con chaqueta oscura, camisa blanca y su gafapasta contal de sacar pasta para aspirar a cuanto mas mejor (nunca mejor dicho)
    🙂

    Me gusta

    Responder

    1. A ellos por supuesto que les veremos vendiéndolos! Los mormomes al menos los regalan y eso quiere decir que de verdad creen en lo que difunden. Los nuestros lo utilizan para su propio beneficio (como tú dices, ansia de poder, ambición personal,etc.). Aunque no sé si Romney será una mezcla de ambas cosas…

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s