Un post suicida…Si hablamos de Haití en plena campaña electoral USA

Hay tres razones que garantizan que un post no será leído:

1.-El contenido en sí mismo no interesa.

2.-La noticia carece de actualidad.

3.-Ya se ha hablado demasiado sobre el mismo tema.

Pues bien, desafiando la estadística, hablaremos de Haití y además siguiendo al pie de la letra estas tres premisas.

1.-Haití no interesa. ¿Cómo va a resultar atractivo hablar del país más pobre de todo América? Un país que, por si tuviera poco con su posición en el ranking de los más vulnerables, fue asolado en 2010  por un devastador terremoto que provocó que, a día de hoy, todavía haya 370.000 personas viviendo en campamentos. Y que además, recientemente, ha sido víctima del huracán Sandy. Ah! ¿Qué ustedes pensaban que Sandy sólo había afectado a la costa Este de los Estados Unidos? Pues no. Casi 60 muertos, diez desaparecidos y miles de afectados son la prueba de que este huracán también pasó por Haití.

2.-Haití no está de actualidad. Claro. ¿Cómo va a estarlo habiendo elecciones el 6 de noviembre de 2012 en USA? La sombra del gigante norteamericano es alargada. Tanto como para eclipsar con su campaña electoral lo que ocurre a pocos kilómetros de distancia de su propia Costa Este. Ohio, Romney, Obama,…Estos términos generan un ciclón informativo tan potente que se mantendrán en el epicentro informativo durante días. A pesar de lo que ocurra alrededor. La actualidad tiene claras sus prioridades y estas se centran en lo que ocurra a corto y medio plazo en Estados Unidos y su ámbito de influencia económica y geoestratégica.

3.-Haití cansa. ¿Cuándo va a dejar de pedir dinero? Ahora resulta que, según el primer ministro haitiano Laurent Lamothe, necesitan aumentar de 5 a 6 millones de dólares la cantidad necesaria para atender a los afectados, que ya no se sabe si lo son por el terremoto de 2010, el huracán de la semana pasada o la epidemia de cólera que comenzó en octubre de 2011 y que ya ha matado a 7.000 personas. Y eso sin mencionar otros problemas de calado como la inestabilidad política en la que vive el país (el presidente Martelly, que acaba de cumplir un año en el cargo, sólo ha podido trabajar con un gobierno legítimo durante cuatro meses), las presiones de cientos de exsoldados armados para que se restablezca el Ejército en el país, el aumento de las canalizaciones de droga desde Colombia, el incremento de la violencia debido a todo ello, la pobreza que no cesa….

Pues la verdad es que los agoreros tienen razón. Dejen de leer si no lo han hecho ya. A estas Alturas, sólo Forges se acuerda de que Haití también existe.